diumenge, 27 de març de 2011

I segle


Hablan de amor, hablan de amar. Hablar de quererse, de nunca olvidarse. Se prometen cosas imposibles, se dicen te quiero al oído. Pasean de la mano, sonríen cuando se miran. Funden sentimientos. Sueñan despiertos, duermen soñando. Llamadas perdidas, miradas encontradas. Sentimientos que buscan dueño, personas que buscan ser sentidas. Manos explorando, pasiones exploradas. Echarse de menos, quererse de más. Reacciones químicas recorriendo entera su anatomía, redacción de la historia más bonita del mundo. Cuerpos fundidos, corazones latiendo a contra corriente. Sueños construidos, deseos que al fin y al cabo, acaban siendo inalcanzables. Verse de nuevo, deseo que no se sabe si se debe desear.

-Eres un hipócrita,
-No, no lo soy.
-Claro que sí, te pasas la vida dando lecciones morales del amor, de amor propio y de dignidad. Cuando tú eres el primero que reniega a hablar del tema, porque piensas que evitándolo, se ira ella sola y que así no duele.
-Yo…
-Seguro que todavía la tienes agregada a favoritos en todas partes como al principio, ¿verdad? Y dime, ¿por qué no has borrado su número todavía, eh?
-Porque yo…no lo sé
-Si, sí que lo sabes, esperas que cuando se canse de follarselo, vuelva, como ha hecho siempre, como con todos los que ha puesto en primer lugar, mientras que tú estabas en el segundo.
-Estoy aquí, ¿no? ¿Qué más quieres? No me quiere, ni me quiso nunca, como los que vinieron después, y como los que estaban antes de que ella apareciera. Por ese motivo no la borre de ninguna parte, ni a ella ni a nadie. Así veo su foto cada día, y ya ni me dedico a llevar la cuenta de las veces que la veo, porque por más que trate de ser una buena persona, sigue habiendo gente que se dedica a joder al resto, y se ve que yo conozco a la gran mayoría. Ese es el motivo.
-Ven aquí…
-No, no quiero compasión, ni consuelo, estoy… estoy como loco, ¿sabes? Miro mal a la parejas que veo por las calles, las odio, odio ese amor que tienen en su cara, odio lo que refleja su mirada, odio ver lo mucho que ella te quiere, y odio que sonrías cuando hablas de ella. Y...y... y no es justo, yo la quería…
-Ya lo sé qué le querías, y la capulla no encontrara a nadie capaz de quererla como la querías tú, pero esto no se acaba aquí.
-No empieces con las típicas frases de “no te vas a morir por esto”, sé que no me voy a morir por esto, ni se termina mi vida sin ella. ¿Ves? Estoy aquí.
-No, aquí solo esta lo que ella ha dejado de ti.


Durant aquestes 100 entrades he pogut veure una evolució en la temàtica de les entrades: recordo les primeres entrades eren sobre el dia a dia, poemes, cançons… després van venir uns textos sobre morts, sensacions… preguntes filosòfiques, més dia a dia… i després vam entrar en l’etapa dels textos d’amour, els quals considero alguns massa cursis però bueno, ara torno a llegir algun i ric però ens aquells moment tot el contrari. Tot això m’ha fet créixer psicològicament (tot i que continuo sent un garrulo), també he conegut a altres persones més a fons i a persones que no coneixia de res.
Volia donar les gràcies a tots els que m’heu animat a escriure quan no tenia ganes de res, els que heu llegit, els que heu tret un somriure o com es deien abans, comentaris; els que us heu equivocat de bloc i heu vist la foto del banner principal, a tots els que m’acompanyeu dia a dia a l’institut, a la família, a la gent que ha confiat en mi, amics... GRÀCIES


Aquesta entrada la dedico a la gent del Japó que ho ha passat molt malament i encara ho estan passant. Molts ànims a tots, si col·laborem entre tots, sortirem d'aquest petit contratemps!


El caso del terremoto nipón no ha sido una excepción ya que en la red podemos encontrar numerosas iniciativas para ayudar a la población japonesa en estos momentos tan difíciles. Gracias a internet todos podemos aportar nuestro granito de arena en esta causa. Aqui os dejo con algunas de estas iniciativas:
Telefónica: la compañía española ha puesto en marcha una campaña de recaudación a través de mensajes de texto o SMS para aquellos clientes que quieran colaborar con todas las personas que han resultado afectadas por el terremoto de la semana pasada. El coste íntegro del mensaje (1,2 euros + IVA) será destinado a Cruz Roja para las tareas de ayuda y recuperación en las zonas afectadas por la catástrofe. Para quienes estén interesados en colaborar con los damnificados por el terremoto y el tsunami, pueden enviar un SMS con la palabra JAPON al 28077. También podrán hacerlo a través de la página de Movistar en Facebook.
Vodafone: Vodafone España pone a disposición de sus clientes el número solidario 28052 para que, a través de SMS, puedan ayudar a los damnificados del terremoto y posterior tsunami ocurrido en Japón. Los usuarios podrán realizar donaciones a favor de Cruz Roja Española enviando el mensaje CRE al 28052. El coste íntegro del mensaje (1,20 euros) se destinará a Cruz Roja para su labor de ayuda humanitaria en Japón.
Cruz Roja: las redes sociales se han convertido en un auténtico trampolín a la hora de realizar llamadas sociales a gran escala. Red Cross, Cruz Roja en Estados Unidos, se ha propuesto recaudar vía Facebook 75.000 dólares de donaciones. Aportar nuestra donación es de lo más sencillo. Accediendo a la web norteamericana de Cruz Roja el usuario puede optar por la cantidad que mejor se ajuste a su presupuesto (desde 10 a 500$). La campaña ya ha logrado recaudar el objetivo inicial aunque, evidentemente, aún se puede seguir donando.
Save the Children: la entidad dedicada a velar por el bienestar de los niños en situaciones de riesgos está trabajando en Sendai para ayudar a los pequeños en situación más vulnerable. Según la ONG británica, hay más de 100 mil niños desplazados que tuvieron que ser ubicados en centros de refugiados porque perdieron sus hogares.
La firma Zynga, responsable de juegos en redes sociales tan populares como Farmville o Cityville, ha anunciado que colaborará con Save the Children para recaudar fondos destinados a paliar la situación de los niños damnificados en el terremoto de Japón a través de siete de sus juegos. ¿Cómo ayudar? Los 250 millones de jugadores que posee la compañía podrán donar el 100% del precio de la compra de objetos virtuales creados para el Fondo de emergencia para niños víctimas del tsunami. Los interesados también pueden visitar la web de Save the Children para ayudar a los menores afectados por el desastre.
Apple y Google: la compañía de Steve Jones ha habilitado una campaña de recaudación de donativos a través de su tienda online iTunes. Los usuarios que habitualmente acceden a esta página web para descargar legalmente música y películas pueden también, a partir de ahora, donar entre 5 y 200 dólares para ayudar a Japón en estos momentos tan difíciles (se debe acceder desde el programa iTunes instalado en cualquier ordenador o dispositivo con internet y no desde la web oficial de la compañía). Por su parte, Google, en colaboración de la Cruz Roja norteamericana, ha habilitado varias líneas telefónicas para poder realizar donaciones. Si quiere conocer más de esta iniciativa, acceda a la web que ha habilitado Google Crisis Response.
Pulseras de Lady Gaga: lejos de sus excentricidades, la cantante norteamericana ha querido aprovechar su imponente presencia en las redes sociales para lanzar una pulsera benéfica que cuenta 5$ y cuyos beneficios van destinados a diferentes organizaciones benéficas que están actuando en Japón en estos momentos. La pulsera es de color blanco y tiene escrito en inglés y japonés "oramos por Japón". Se pueden adquirir en la web de la cantante.

dilluns, 14 de març de 2011

Mírate, eres joven.
Deja de preocuparte tanto por lo que digan los demás.
Vístete como quieras, escucha la música que te gusta, deja de esperar a que llegue el viernes y disfruta durante toda la semana.
Juega, ríe, descansa, vuelve a reír, ten secretos...
es tu vida.

dimecres, 9 de març de 2011

De tu mano descubrí un sentido nuevo, a tu lado el mundo se veía diferente. Aún te siento aquí, conmigo, cada vez que escucho esa canción... esa y todas las que hablan de cualquier cosa. Tu sonrisa... mil razones para quererte, tus ojos... celdas que me atrapan, sin hacer prisioneros. La vida se me ha travesado en un punto sin retorno, volviendo siempre al principio de algo nuevo, otra historia similar pero totalmente nueva para mí. Será que no aprendo o que el mundo es demasiado simple. Quiero que me lo compliques, que hagas de todo un rompecabezas solo solucionable a tu lado, porque tú eres el sentido único. El mundo se para cada vez que sonríes y se me queda mirando, expectante, y como tonto formo parte de ti. Pero eso no es malo, ganas en paciencia y aprendes que la esperanza no siempre es todo lo que necesitas. Solo sueño en volver a dormirme para soñar parte del recuerdo más dulce que tengo: al oído me susurra la importancia de lo mejor que me ha pasado en la vida, quererte. Dímelo al oído y quédate conmigo, repitamos juntos nuestros sueños, deja que este amor sea nuestro acierto.

Cada vez que te veo acercarte, cuando distingo tu sonrisa entre la multitud, cuando me miras y el resto del mundo desaparece, cuando oigo tu voz y se me ilumina la mirada, cuando estoy solo pero toda mi ropa huele a ti, cuando me acaricias, me abrazas, cuando me coges de la mano como si fuera lo más importante del mundo, cuando me apartas el pelo y hasta cuando creo que estás enfadada y tiemblo de miedo, en esos momentos, por una razón ilógica fuera de los límites de los razonamientos lógicos, la gravedad disminuye poco a poco a mi alrededor y mi cuerpo se despega del suelo sin querer, al principio me pasaba a veces, unas veces sí y otras no, pero es que ahora... nunca rozo el suelo, porque cada vez que pienso en ti vuelo.

- Necesitaba hablar contigo.
- ¿Conmigo? ¿Por?
- Nada es lo mismo.
- ¿Nada es lo mismo? ¿Desde cuándo?
- Desde que lo dejamos. Bueno, nunca lo hemos deja
do, confío en no hacerlo nunca tampoco. Pero es una expresión bastante exacta.
- ¿Exacta? Explícate… ¿Dejarlo cómo?
- Dejarlo de lado. Existen tantos problemas que solo vemos de lejos, y que en vez de ir a buscarlos para solucionarlos, nos dormimos, y dejamos que se acerquen. Cuando abrimos los ojos se han hecho demasiado grandes.
- ¿Cómo quieres solucionarlos?
- Ya no lo sé. Pensé que agarrados de la mano y dem
ostrando nuestro amor… Pero a la contra de lo que pensaba, que todo así sería más fácil, al contrario de eso... todo ha salido del revés. Solo he perdido aquello que tanto me gusta.
- ¿El qué?
- Eso.
- ¿El qué? No te entiendo.
- Eso. No tiene más, no es nada que puedas tocar, es algo abstracto. No tiene forma ni color. Pero tiene tu olor. Es ese conjunto de aún después de tanto tiempo, seguir poniéndome nervioso al verte. Yo no dudo, ni de lo que yo quiero ni de lo que tú quieres. Tampoco he dejado de quererte ni un segundo. Por eso me extraña toda esta situación.
- Por una vez, te contaré la verdad. Por una vez, sacaré lo que llevo dentro. Todo lo que piensas tú, llevo pensándolo yo mucho tiem
po. Solo que no he tenido el valor suficiente para afrontarlo. Tal vez pensé que eran cosas mías y que tú no pensarías lo mismo. Pienso que la única forma de combatirlo es demostrando nuestro amor. Pero hay que derribar algo antes. Y es lo que tú has hecho… y te lo agradezco. Teníamos que tener claro los dos que teníamos un problema. A partir de ahí, es recuperarlo. Tengo claro que después de todo lo vivido, ni loca me arriesgo a perderte. Perderte a ti, sería lo peor que me podría pasar. Sería una locura, sería como tirarme desde un acantilado. Lo más seguro que tengo en este mundo, es que te quiero. Es que estaremos juntos siempre. Es que estaremos juntos más que siempre. Es que nunca te dejaré de querer.
- Oye...
- Si es que tú vuelves a sentirte nervioso, yo ahora no puedo seguir de pie sin tambalearme.
- No caigas sin mí, no intentes hacerlo. No te doy ni tan siquiera la oportunidad.

«En la jungla social de la existencia humana uno no puede sentirse vivo si no retiene un sentimiento de identidad», escribió Erik Erikson. Será por eso que, cada vez más, parecemos una marca publicitaria.

divendres, 4 de març de 2011

quan es fa clar...

Todavía sigo preguntándome en qué momento pasaste de ser un simple capricho a ser una prioridad en mi vida, una necesidad, el principal motor de mi felicidad, la encargada de darle cuerda a mi sonrisa, ahora tan efímera...
Tal vez fue desde ese preciso momento en el que esa bonita palabra catalana saliese tu boca. "T’estimo", me dijiste desnudándome con la mirada, con esos profundos ojos oscuros capaces de derretir un iceberg. Ahí caí en el precipicio, en ese círculo vicioso.
Luego te esfumaste, páginas que no consigo arrancar, tiempo que no proporciona tiritas... Es verdad, el tiempo no me curó pero me enseñó a vivir sin ti.
Y ahora de repente vuelves a aparecer, con tu sonrisa, tus bromas, tus mensajes, tus palabras, con tu todo y con tu nada. Y vuelvo a recurrir a ti, rodeando los errores y subrayando las miradas, las sonrisas y las palabras, y de nuevo me doy cuenta de que no se hacer otra cosa que no sea necesitarte.
Tengo miedo, miedo a mis sentimientos, a la posible falsedad de tus palabras, miedo a mi mismo, a la peor de mis debilidades... Tú.
Puedo volver a ser tu “capricho”, fingir creerte y abandonarme en ti, obedeciendo los deseos de cada poro de mi piel, nunca perder el autocontrol y el orgullo fue tan dulce... pero también puedo escuchar a la racionalidad, a esa voz de mi cabeza que tanto te odia y así, arrancar las malas hierbas, tu falso amor de garrafón, que embriaga y produce resaca.
Quererte odiándote, sonreírte llorándote, volar contigo tropezando contra el suelo...

Y a veces me pregunto quién eres, con tu sonrisa torcida y tus ojos cansados, con tus manos de pianista y tu corazón chirriante… tú que cambias con el tiempo, con la canción del momento... Pequeña niña asustada, no tan pequeña quizás, aunque sí asustada.. temerosa de vivir, temerosa de ser y, sobretodo, de no ser, de no superar las expectativas, no las suyas, sino las que tú misma te impusiste, las que te impones continuamente..
Y te pierdes, en tus pensamientos, en tus sueños e ilusiones, en la ficción y la dicción, en los buenos momentos... coleccionas adicciones y pasiones, desde libros hasta licores, pasando por pedazos de corazones...
Y es duro no reconocerse a uno mismo, o hacerlo y sentir tanta verguenza de querer creerse loco, enfermo y solo... duele no reconocer la mirada que te devuelve el espejo, sentirse vivo y verse roto...