dilluns, 31 de gener de 2011

Un día sin verte es como unos macarrones sin queso, aburrido y repetitivo. Hoy para mi es uno de esos días, en los que lo único que me llena son tus recuerdos y me alegro unos instantes nada más de pensar que quizás mañana si te pueda ver, y demostrarte con mi mirada lo que te quiero, lo mucho que te he echado en falta hace ni más ni menos que 48 horas. Puede parecer que esté obsesionado… y sí, lo estoy.

Cuando voy por cualquier lugar y veo que aparece alguien, miro para ver si eres tu, cuando escucho alguna voz, me fijo en quien habla para poder ver si eres tu, cuando veo a algún amigo tuyo, lo primero que hago es mirar si estas tú. Y, en los momentos que menos me lo espero es cuando apareces, y me alegras ese aburrido instante, sí, aburrido porque era uno de los pocos momentos del día en que no pensaba en ti, y apareciste.

¿En serio no te das cuenta, o lo haces aposta? Yo no sé si tú estás tan enamorada de mí como yo de ti, no creo que vaya a saberlo, porque el orgullo puede a mi razón, y a la tuya también, seguro. Desde que no estoy a tu lado, desde que tú no me coges de la mano y me dices: ¡vamos a hacer locuras!, desde que no me das un beso nada más verme, desde que no me guiñas un ojo cuando estamos alejándonos en los pasillos, desde que no me dices cosas estúpidas para que me ría… Desde entonces no soy yo, sino una sombra de lo que yo era cuando estaba a tu lado. Y 171 días después, sigo recordando aquella noche que viví junto a ti...


- Te quiero.
- No, no me quieres. El otro día me dijiste quién te gustaba y no era yo.
- Te mentí.
- No, ahora me estás mintiendo.
- Y, ¿por qué me creíste ese día y no me crees hoy?
- Porque no cambias de gustos de un día para otro.
- Pero ahora te estoy diciendo la verdad… te quiero. -dijo susurrándomelo al oído-

Empezó a besarme las mejillas hasta llegar a mis labios, y fue entonces el mejor momento que he pasado en toda mi vida. El momento en que me besó en aquel rincón de la calle abrazándome con una grande pasión.

diumenge, 30 de gener de 2011

El problema es cuando te enamoras. Cuando para ti, no existe otra persona, solo ella. Cuando en tu mente, solo esta presente su sonrisa, cuando ves que su mirada es única, y su sonrisa te hace especial. Cuando te das cuenta, de que no puedes vivir sin verla, sin hablarla, sin llamarla, sin tocarla... Cuando llegas a eso, y la persona no siente lo mismo, es un gran problema; es una putada. Despertar y pensar en ti, tomarme el café al desayunar y que vea tu cara en la taza, llegar al instituto y sólo tener ojos para ti, verte alejarte poco a poco al salir del instituto, comer y que la comida me sepa a ti, sentarme en la silla y solo poder pensar en ti, salir a la calle y buscarte hasta debajo de las piedras, cenar y que la comida me huela ti, acostarme y pensar en ti... ¿Y aún crees que no te quiero?

Porque cuando estoy contigo olvido todo lo que tengo a mi alrededor... porque solo me importas tu... porque cuando me abrazas me siento protegido... porque cuando me dices que me quieres solo un poquito, se te pone esa sonrisa traviesa que tanto me gusta... porque cuando te enfadas te pones nerviosa y empiezas a hacer gestos que hacen que me acuerde de porque me gustas tanto... porque me gustaría despertarme por las mañanas y tenerte a mi lado, mirarte y sentirme la persona mas feliz del mundo por tenerte... porque con el mas mínimo roce haces que se me ponga la gallina de piel... porque cuando me miras siento que mi corazón late y late mas fuerte... porque me jode tener esta presión en el cuerpo y estar ciego por solo querer verte a ti... porque sabia que ibas a volver... porque has sido lo más importante que he tenido en mucho tiempo... porque no sabes todo lo que te he echado de menos en estos fines de semana... porque solo me importas tú y nadie más...



- Bueno, adiós. Has sido muy gentil conmigo. Ahora voy a tomar un buen baño caliente.
- Ah... me olvidaba decirte que...
- Dilo.
-... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a ti. Deberían torturarme para obligarme a decirlo.
- ¿A decir qué?
- Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a ti no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.

divendres, 28 de gener de 2011

- ¿Que te ocurre?
- Nada, solo estaba pensando.
- ¿Pensando? ¿En qué?
- No lo entenderías.
- A ver explícate.
- Sé que no lo entenderías, porque no se puede explicar con palabras, no sabría explicarte como me siento. Pienso en ella, y en todas las cosas que pasamos y hacemos juntos, son momentos de alegría, felicidad, pasión, sentimientos. Son momentos que no los cambiarias por nada ni nadie del mundo, ni a ella ni ningunos de esos momentos. Hay un instante en la vida, en que te das cuenta que todo va a ir a mejor, y es cuando por fin conoces a esa persona, que te hace volar con solo mirarte a los ojos, son sensaciones que nadie en el mundo había conseguido sacar de mí, es pura felicidad y bien estar. Es mucho más que una persona, es mi vida ahora mismo.

Por cada tanque que se fabrica en el mundo... se fabrican 131 mil peluches.
Por cada Bolsa de Valores que se desploma... hay 10 versiones de “What a wonderful world”.
Por cada persona corrupta... hay 8 mil donando sangre.
Por cada muro que existe... se ponen 200 mil tapetes de “Bienvenido”.
Mientras un científico diseña un arma nueva... hay un millón de mamás haciendo pasteles de chocolate.
En el mundo se imprime más dinero del Monopoly que dólares.
Hay más videos divertidos en internet… que noticias malas en todo el mundo.
Amor tiene más resultados que miedo.
Por cada persona que dice que todo va a estar peor… hay 100 parejas buscando un hijo.
Por cada arma que se vende en el mundo… 20 mil personas comparten una Coca-Cola.

"Porque hay razones para pensar en un mundo mejor."

dimecres, 26 de gener de 2011

La vida se cae, y tú con ella detrás, te haces daño, heridas y te dan ganas de llorar, y lloras. Otras veces, la vida sonríe, ríe, canta y es tan feliz, que se le olvida el daño de sus caídas y a ti también. Hay personas que ponen las trampas, las piedras y... otras que van por delante de tu camino y te las van quitando, pero, sin que te des cuenta. Y en un momento están a tu lado para ver como sonríes al no caerte con ellas. Podemos elegir a cualquier persona en nuestra vida, pero, mientras avanzas por el camino hasta tu final, te das cuenta de qué tipo de personas tienes a tu lado vas quitando, vas poniendo y esto sigue (cicle infernal de les amistats)... En el momento en el que caes con la misma piedra, o te vuelves a hacer un daño tremendo, sabrás más o menos esquivarlas y sabrás ver, por qué piedras merece la pena caer y, te darás cuenta, de que casi no merece la pena caer por ninguna, porque solo tienes una vida, una razón para sonreír y esa es vivir. La vida, en definitiva son un par de cosas: elegir, sonreír y siempre, siempre, siempre; "pá lante, ¿no? … ¿O montamos una mesa y yastá?".

El problema es cuando te enamoras. Cuando para ti, no existe otra persona, solo ella. Cuando en tu mente, solo esta presente su sonrisa, cuando ves que su mirada es única, y su sonreír te hace especial. Cuando te das cuenta, de que no puedes vivir sin verla, sin hablarla, sin llamarla, sin tocarla... Cuando llegas a esos limites, y la persona no siente lo mismo, es un gran problema, es una putada pero con el tiempo te das cuenta de las cosas verdaderamente importantes.

- Las palabras se las lleva el viento…
- ¿Todas?
- Sí.
- ¿Seguro?
- Sí.
- Yo no estaría tan seguro…
- ¿Por qué?
- Por que... te quiero, y eso nunca se lo podrá llevar el viento.
- ¿Cómo estás tan seguro?
- Porque te lo recordaré todos los días de mi vida.

dimarts, 25 de gener de 2011

Si comes estás gordo; si no comes, algo te pasa. Si bebes eres alcohólico; si no bebes eres aburrido. Si lees eres un empollón; si no lees eres un inculto. Si cuentas un secreto buscas atención; si no cuentas un secreto, también buscas atención. Si fumas ¿te crees guay?, si no fumas eres un perdedor. Has follado, eres un puto amo; no has follado, eres un tonto chico inocente y sin futuro. Nunca se puede satisfacer a nadie, nunca. Aunque si tú no les satisfaces a ellos, ¿qué pasa? ¿Te satisfacen ellos a tí?
Que pena la gente que sólo ve lo malo de los demás y no tiene ni un espejo para verse... En serio, cerrad el pico, cuando os ponéis a criticar parece que os estáis describiendo... Mejor os quedáis en silencio, creedme.
En boca cerrada no entran moscas, aunque abrir la boca, que os tendrían que entrar moscardones o pollas como átomos en el aire.

Carcajadas, risas que hoy no acompañan. El mayor deseo, estar ajeno a toda esta realidad porque solo vas de lo malo a lo peor. Lo que comienza siendo un día aceptable, del montón, acaba siendo el peor día del año hasta el momento. Hoy hay sequía de amor y sonrisas. Hoy no es un buen día para contar con tus amigos. Hoy es el día de sentirte solo y callarte ante el mundo. Permanecer apartado, oculto, para que nadie vea tus lágrimas. Sí, hoy es un día para borrar, un día para no despertar.

-Me encanta
-¿Qué te encanta?
-Pues darte cuenta de cómo es la gente. Las caras de asco, las miradas que matan. Prefiero que me escupan en la cara a que me den un abrazo falso, sin sentir nada.
-¿Porqué?
-Mira ese grupito de ahí, me odia porque todos decían blanco y yo dije negro, mira a ese tío, me odia sin conocerme, ahora mira al otro, me quiere y nunca me a dicho ni hola, mira a ese grupito de amigos, se critican y luego se miran tan tranquilamente, como si nada, ahora mira a esa pareja, llevan 2 años y se creen que será eterno, no se dan ni cuenta que hay cuentos que acaban bien, “y comieron perdices” y otros que acaban mal pero todos los cuentos acaban en “Fin”. La mayoría se cree que el mundo es luz y color. Creen que vuelan, pero sus alas no son de verdad. Mira a esa, me pone verde porque no me gusta la misma música que a ella, y ahora mira la otra, verde también porque se cortó el pelo y le dije que no me gustaba el corte. Esas amigas, se prometieron que siempre estarían juntas, ¿cómo pueden prometerse eso? Si cuando se acabe el cole todo se irá a la mierda, que las cosas van así, hoy te quiero pero mañana adiós muy buenas. Ahora mira para ya, esa gente llegó de golpe y en dos meses de conocernos se patearon el pueblo conmigo porque estaba rallado, hicieron el ridículo por la calle sin importarles nada, solo por verme sonreír aunque puede ser que cuando de verdad los necesite me fallen, pero ya no me sorprende. Mira a tu alrededor y date cuenta de que la gente es mas falsa que los billetes del monopoli, que están sus caprichos antes que tu, que esta su sonrisa pintada antes que tu.
-¿Qué quieres decir con eso?
-Entra, sal, baila, salta, canta aunque llueva, haz lo que te de la gana sin importante el qué dirán, porque hagas lo que hagas la gente hablará, sé tu misma y hazlo sin miedo, porque total, esa te odiará solo porque tienes el culo mejor puesto, equivócate, aprende, cáete, levántate y vuélvete a equivocar sin miedo a caerte de nuevo, que te resbalen las voces de tu alrededor que naces y vives solo, que todo es falso y cuanto antes abras los ojos, menos te dolerán los palos que da la vida, nunca cierres la puerta de tu sinceridad, di lo que pienses aunque haga daño, sé clara porque las cosas claras son importantes y más cuando van de cara, mata pero hazlo de frente, no seas como ellos, no des por la espalda. Sé un bicho raro, sé original. Porque la vida es demasiado corta para ser perfecta.
-¿Qué es lo peor de esto?
-Ser solo una pieza más del mismo puzzle.

dilluns, 24 de gener de 2011

Aunque lleve cinco años con la misma profesora de matemáticas sé que 1+1 no siempre son 2, porque el blanco puede ser negro, porque el negro es la mezcla de todos los colores, porque lo más fácil no siempre es lo acertado, porque lo complicado a veces es más atractivo, porque lo atractivo no siempre tiene que ser bonito, porque un "no" a veces es un "sí", y un "sí" a veces es un "no" escondido, porque no es oro todo lo que reluce ni plata todo lo que no brilla, porque comer a veces no te quita el hambre y dormir no significa que descanses, porque estar rodeado de gente no significa estar acompañado, porque se puede soñar despierto, porque la gente cambia, y tú cambias con ellos, que la inmensa mayoría no son lo que aparentan lo acabaras viendo, y aceptando con el tiempo. Porque a veces los ojos hablan más que millones de palabras, porque a veces los silencios son mucho más que las palabras.

Tu presencia me delata, me ataca, me cambia; me encanta, me impresiona, me apasiona. Si tú estás cerca de mí, no puedo dar ni un solo paso sin tropezar, no puedo hacer ningún movimiento sin temblar, no puedo decir ninguna palabra sin tartamudear, no puedo ser normal. Me encanta mirarte cuando no te das cuenta, y me encanta aún más mirarte, y ver que tú también lo estabas haciendo. Tu sonrisa es especial, bueno, quizás solo lo es para mí, pero mejor, ¿no?, es una sonrisa traviesa que me impide que te odie, y que me empuja a que te quiera. Y no quisiera dejar a parte tu mirada, tu dulce y misteriosa mirada, perfecta, tanto como tú. Mentiría si te dijera que no quiero pasar todos los días del resto de mi vida junto a ti, mentiría si dijera que no te quiero, por eso tan solo me dedico a no decirte nada y que te des cuenta por ti misma, creo que es bastante deducible que estoy perdidamente enamorado de ti.


-Hola preciosa.
-Nunca me habías llamado preciosa...
-Puede ser porque nunca antes necesitaba estar contigo hasta el fin de mis días, nunca antes te había mirado con estos ojos, nunca antes...
-¿Nunca antes, qué?
-Había sentido lo que siento.
-¿Qué sientes?
-Siento que te quiero, que eres mi vida, que tú me llenas, que te necesito a cada instante, que tus ojos son lo que me hacen falta, que...
-Te quiero.
-¿Entonces...?
-¿No decías que tus amigos...?
-Mis amigos ahora no me importan.

dissabte, 22 de gener de 2011

Todo empezó hace varios meses: al principio solo éramos amigos pero cada vez me empezaste a gustar un poco más, y terminé enamorándome de ti. Sé que parece absurdo y que puede que sea la típica historia de amor de adolescentes, pero yo lo siento de verdad. Te quiero tanto que no sabría cómo explicártelo, y sé que de alguna manera, aunque sea una diferente a la mía, tú también me quieres a mí.

Vuelves. De nuevo apareces exigiendo el lugar que tienes en mi vida. De nuevo mil “lo sientos” preparan tu regreso. Y me digo que no estaré para recibirte.

Vuelves. Y de nuevo consigues que por un segundo te lo perdone todo a cambio de una sonrisa.

Vuelves. Reapareces con un Hola, ¿Cómo estás? como quien acaba de irse. Como si sólo unos minutos separaran tus labios de este momento.

Vuelves. Presionas para que te deje entrar. Y haces que me convierta en un abogado ante mí mismo. Un pulso razón-corazón.

Empujas.

Exiges.

Vuelves. Y de nuevo tu sonrisa se dibuja en mi mente y el dolor desaparece. Estás como si jamás hubieses dejado de estar. Como si te hubieses levantado justo esta mañana y me hubieses dicho: Hasta el mediodía, cariño. Y yo te veo volver y he de reprimir mi cara de idiota y los deseos de besarte.

Y ahora, tan solo nos quedan los restos de un amor que nunca existió, de un deseo no cumplido, de un beso que no nos hemos dado, de un abrazo frío, de una pelea no resuelta, de algo que no llegó a funcionar del todo bien. Tal vez no supimos aceptar que teníamos demasiadas cosas en común, que nos queríamos, que sabíamos perfectamente que estábamos hechos el uno por el otro. Pero el miedo a fracasar, a que salga mal, a un rechazo, suele ser el que gana y el que nos da ese impulso que nos hace rendirnos. Ese maldito impulso que nos impide dar ese gran paso, por el cual perdemos tantas cosas, o por el cual nunca llegamos a conseguir nuestros máximos retos.

Ahora creo que tú eres quien debe decidir por algo que podría pasar entre los dos, ¿no crees?

dijous, 20 de gener de 2011

No puedo, no puedo seguir mi camino sin decirte que te quiero, que tu eres lo único que le da sentido a mi vida, que aunque me pasen las mejores cosas que pueden pasar a una persona en un día, si no te veo, será un día gris, no puedo dejar de pensar en ti, has esclavizado mis pensamientos, me has trastornado. Has pasado mis rutinas a etapas inesperadas, de repente apareces y me dices cualquier tontería, y de repente apareces y haces ver que no me ves. Me encantas, me encanta tu indecisión, no estoy solo en esto, no soy el único indeciso en esta relación, si se le puede llamar así. Por un momento, pienso que estás pasando por la misma situación que yo, me quieres, pero después de todo lo sucedido te da miedo lo que yo pueda llegar a sentir por ti. Tendremos que esperar a que se agote la paciencia de alguno de los dos, y cuando alguno de el primer paso, quizás nuestras vidas puedan dar un cambio radical.


Tú sabes que me encanta soñar, siempre me gusta ir a dormir tarde, así tengo más sueño y en cuanto cierre los ojos, te puedo ver enseguida junto a mí…. Qué más da, que no sea verdad, qué más da, que después en la realidad no tenga el valor ni de mirarte por las cosas vergonzosas que he llegado a hacer por ti, que más da, que a ti en realidad te guste otro y que yo para ti solo sea un amigo, qué más da, que todo sea mi imaginación y mis deseos. Aunque sea en sueños, estoy contigo, tu me quieres, me abrazas, me ayudas en todo, en sueños, pero lo haces, pareces tan real, parece todo tan real, que a veces me lo creo y me siento tan mal al despertar, y al darme cuenta de la verdad. Pero da igual, cada noche, cuando vaya a dormir, te esperaré con impaciencia para creérmelo una vez más o si no, esperaré a salir de casa i entrar en nuestro juego de miradas en el que te miro, me miras. Aparto la mirada, tu también. Te vuelvo a mirar, me vuelves a mirar. Nos mantenemos 5 segundos. Miro a todas partes, intentando disimular. Miras por todas partes, intentando disimular. De repente, disimuladamente, te miro y tú también lo haces. Me río. Tú también te ríes. Me toco el pelo y te tocas el pelo. Te vuelvo a mirar. Me vuelves a mirar. Y así, repetitivamente, empieza nuestro juego de miradas.

dimecres, 19 de gener de 2011

A menudo nos distrae de tal modo la guerra interna entre lo que deseamos hacer y lo que debemos hacer que pasamos por alto lo que necesitamos hacer. Necesitar no en el sentido de obligación con los demás, sino en el sentido de conservar la cordura. Llega un momento en el que lo que los demás opinan que deberíamos hacer entra en conflicto directo con lo que nuestra cabeza o nuestro corazón nos pide hacer, y es entonces cuando debemos decidir si nuestra prioridad es complacer a los demás o complacernos a nosotros mismos…

-¿Por qué te torturas?
-Realmente puede parecerte que lo hago, pero no es así. Es nostalgia…
Hay sentimientos que nunca mueren, y es que ¿crees que se puede olvidar a alguien que ha marcado tu vida?
-No, supongo que no…
-Pues supones bien.
Te diré algo, soy partidario de que en la vida solo te enamoras de verdad una vez, y yo ya lo he hecho.
-Y entonces, por que supuestamente ya te has enamorado de verdad una vez, ¿renuncias al amor?
-Algo así…
-Pues yo no lo creo así, yo creo que en la vida tienes muchísimas oportunidades de enamorarte, de ser feliz... Simplemente tienes que escoger la adecuada.
-Ya, pero es que quizá el problema es que “no estoy preparado para ello”…
-Jajajaja, si vas con ese pensamiento iremos mal. Que pasa, ¿tienes miedo?
-Sí… Tengo miedo a volver a sufrir, a no escoger bien, miedo a que me vuelvan a hacer daño…
-Pero es que se aprende a base de golpes ¿sabes? Y si por una chica pierdes las ganas de soñar, las ganas de vivir, y las ganas de amar, estás acabado. Por que te lo digo, este será uno de las miles que pasará por tu vida.
-Quizás sí, pero no habrá nadie como ella. Es inevitable que la eche en falta.. Que note su ausencia…
-Eso no te lo niego, pero no puedes seguir pensando así.. Piensa que “fue bonito mientras duró”, tienes un bonito recuerdo de esa historia, y perdóname pero comprende que si algo duele, nada es para siempre…
-Supongo que tienes razón…
-No supongas tanto, la tengo, y estoy seguro de ello. Así que ahora tienes que estar plenamente orgulloso de ti, por ser quien eres, por que después de mil golpes, sigues en pié, por que no hay NADIE ni NADA que pueda con tus ganas de ser feliz. Sal, y cómete el mundo…
Pero recuerda que si se acercan tiempos de tormenta y vienen nubes negras no te hundas, aprende a bailar bajo la lluvia.
Nadie dijo que vivir fuera a ser fácil…!

dimarts, 18 de gener de 2011

Conversa improvitzada davant de tota la classe a anglès:

Gerard: Hi Mark!
Mark: Hi Gerard, you are really pale!
G: Yes, i'm really nervious.
M: Why?
G: Because I've been invited on a date with someone I really like and I don't know what should I do with her. Can You give me any advide?
M: Yes, of course. Where are you going?
G: We are going to El Bulli and later to the cinema to see 13 roses. But I don't know how to say her that I love her.
M: I think that she loves you. I see that. You have to be brave and say that you love her. The "no" is sure but it's possible that she says "yes".
G: What do you think I should wear?
M: I think you should wear something smart but informal.
G: Thank you!
M: You're welcome... and now we can go to El Bulli.



-¿Quin dijo que esta vez no me valdría encerrarme en mi mismo?
-¿Quién dijo que esta vez no me valdría hacerme el fuerte?
-¿Quién dijo que tenia que contarle mis problemas a los demás para sentirme mejor conmigo mismo?

Todos se equivocaban. A mi me va de maravilla y ya casi ni pienso en ella -mintiéndome a mi mismo-.

dilluns, 17 de gener de 2011

Viajo en el limbo de los sentimientos. No tengo la fuerza suficiente para dar el paso delante de pagar el peaje para ir al grano o –por lo contrario- acabaré en limbos secundarios como estoy yendo hasta el momento. Llevo así cinco meses. Quizá es el miedo a perder el ticket del peaje justo antes de llegar a pagar.

Sé que estás lejos ya de mi aunque te vuelva a ver día a tras día allí en alguna estrella, adornando con tu luz mis noches más bellas.

Por mi parte sigo dándole vueltas a las opiniones sobre si pagar el ticket del peaje para poder seguir adelante o quedarme aquí. Ayer mismo, me dieron una nueva opinión: “si estàs enamorat, que coi fas parat?” Eso me pregunto yo, porque todavía sigo aquí, parado frente al mar mientras que el mundo gira.


-¿Que haces? ¿Por qué lloras?
-No sé… recuerdo mis días con ella.
-Ah! Ya, pero... ¿eran tan especiales esos días?
-No, la verdad es que no.
-¿Entonces?
-Los días eran como otros cualquiera, lo que era especial era su presencia. No sé, ella con una tontería marcaba el día. Los días se suelen olvidar fácilmente, pasan rápidamente y se te olvidan pero los suyos no. Los recuerdo y aún puedo sentir la brisa del mar moviendo nuestro pelo, los zumos de naranja recién exprimidos, las sonrisas iluminadoras… Puede que parezca una tontería pero estos días junto a ella son de los más especiales en mi vida por el echo de que pasase lo que pasase ella venia y me daba un abrazo y me recordaba que aún la tenia junto a mi.

diumenge, 16 de gener de 2011

No pienses nunca, ¿que porque? Es muy simple. Siempre planeamos nuestra vida, siempre. Siempre queremos que una tarde sea perfecta o que un amanecer sea de fotografía. También deseamos todo, nos guste, os disguste...qué mas da, lo queremos. Y no es así. La vida no es un caminito de rosas sin espinas y tampoco es un sendero que ha sido asfaltado dos horas antes de que tú pasaras para que no te tropezaras con ninguna piedra y os puedo asegurar que en mi vida ha habido más piedras que flores sin espinas. Porque a mi me hace gracia, me río de mis propios fallos y de mis defectos, como el que mas y sin embargo cuando otros se ríen de ellos, nos picamos y si podemos les soltamos cuatro cosas por nuestra maravillosa boca para mantenerles el pico cerrado. Las personas solemos ser así de egoístas. Yo ahora propongo un plan, déjate llevar. Ríete de ti misma y disfruta porque no merece la pena perder el tiempo esperando que todo sea perfecto porque...la perfección no existe.

Supongo que a nadie le gusta sufrir eternamente; ni a la persona más masoquista del mundo. Supongo. Para eso ya hay alguien. Alguien que te hace olvidar, que simplemente te hace sonreír. Sonreír y olvidar. Qué dos bonitas palabras. Yo he llegado a una conclusión. Y aunque...luego recuerdes de nuevo, no es malo, ya has sido feliz por un momento, has dejado la mascara por un segundo, y te has podido dar cuenta de lo que realmente merece tu olvido y tu sonrisa.


Todas las noches escribo tu nombre en el aire, esperando a que llegue el día siguiente y pueda volver a verte. Este frío. Esta humedad. Esta sensación...

Soy de los que sale bailando empapado de la ducha. De los que cuando tienen un día estresado no intentan pagarlo con el que no debe. De los que a veces se siente mejor estando solo. De los que lloran con las películas. De los que van con el miedo a fallar pero se entregarían. De los que escribe su nombre en los cristales empañados y luego lo borra intentando convencerse de que no volverá a hacerlo. De los que se quedan hasta las tantas para hablar con ella. De los que se emocionan cuando bailan -a su manera- en las fiestas. De los que se mojan. De los que piensan que pueden cambiar el mundo durante una noche porque lo acaban de ver en una película. De los soñadores. De los realistas. De los que tienen expectativas. De los que no se entienden ni ellos pero saben lo que quieren. De los que son capaces de sacar una sonrisa en sus peores dias. De los que no les gusta hacer la faena. De los que les entra la risa tonta. De los que les encanta quedarse hablando toda la noche. De los que buscan magia en las palabras. De los que la música les transporta. De los que se quedan tumbados en la cama pensando un por qué…

No entiendo porque a veces es tan difícil poder decir lo que siento, es algo muy extraño e ilógico, “tienes a la persona que más quieres delante de ti, la miras a los ojos, oyes como te pregunta algo y tu te quedas sin habla, finges estar pensando cuando en realidad te bloqueas, le das vueltas al asunto y al final no dices nada” exactamente eso es lo que me pasa.
En este mundo, en este tiempo, en este momento y para mi, hay una persona muy especial. Una persona que a lo largo del tiempo he podido conocer, confiar pero sobretodo he podido querer y me atrevo a decir que la he llegado a amar tal vez pienses que es ilógico y tonto pero “hay razones del corazón que la razón no conoce” y sí, me enamoré de esa persona.
No se, fue raro, desde que la conocí me pude dar cuenta que era diferente a las demás. Es atenta, inocente y muy inteligente (aunque no lo parezca)… raro en una niña de hoy en día. Pero el tiempo pasó y al principio sentí que sería algo pasajero, pero después comencé a hacerme más con ella y me enamoré mas, hasta llegar a un punto en el que mis amigos decían que estaba loco y que había llegado a la obsesión aunque yo digo que no.
Después llegamos a ser buenos amigos. Después creo que comencé a cometer ciertos errores.

dissabte, 15 de gener de 2011

Ella es bella, pero nunca lo admitirá. La música es su motor. Pregúntala por su canción favorita, que ella te dirá cinco. Las sudaderas y el pelo suelto son sus señas de identidad.
Cuando sonríe, toda su cara se ilumina. Y su corazón... está roto. Por un chico que no la quiere. ¿Y sabes qué? A ella le importa.

Descubrí que el paraíso puede encontrarse en el tacto de una piel suave, que las caricias son más fuertes que los golpes, que los besos pueden hacerte volar. Descubrí, que había sentimientos insospechados en mi interior, que se puede reír y llorar al mismo tiempo, que es tan excitante querer como ser querido. Descubrí, en definitiva, algo tan simple y tan complejo, tan vulgar y tan extraordinario, tan simple y tan amargo, como el amor.

- ¿Qué pasa?
- No estoy seguro...
- Vamos... dímelo.
- No sé como hacerlo…
- Venga va… Hay confianza, puedes decirme lo que quieras.
- Nunca he sabido... Nunca he sabido lo que es estar enamorado de verdad, pero ahora... Estoy tan seguro de que lo estoy...
- ¿De quién?
- ¿De verdad quieres saberlo?
- Quiero saber que piensas...Y que quieres...
- ¿Qué pienso? Pienso que tu eres esa persona que no quiero que se separe nunca de mi, esa persona que me hace sentir único, que me hace sentir cosas que nunca antes nadie me había hecho sentir... Pienso que eres alguien que sabe valorarme y que me quiere. Pienso que no existen palabras para describirte, que sabes hacer de cada momento algo inolvidable, me pregunto... ¿Cómo lo harás?, ¿Cómo haces para que cuando estoy pasando por uno de los peores momentos yo sonría?, eres increíble... Y bueno, como ya ves pienso muchas cosas, pero... ¿Qué quiero? eso es simple... Te quiero a ti, solo a ti.
-No sé que decir... Siempre he deseado escucharte diciéndome todo eso, y siempre me decía que eres mucho para mi, que deje de soñar y que soy tonta por pensar que algún día llegaría este momento… Y ahora… Ahora es cuando me doy cuenta de que los tontos son ellas, porque los sueños se hacen realidad, porque mi sueño eres tu.

dijous, 13 de gener de 2011

Pienso en las cosas que no te voy a decir, las tonterías que no me vas a escuchar soltar, los pasos que no voy a dar a tu lado, las borracheras que me voy a tener que pillar yo solito, las veces en que voy a notar a la soledad a mi vera, los portales que nos recordarán para siempre, la ropa que no me vas a quitar, las veces que sonreiré cuando alguien diga tu nombre, las noches en las que necesite tu calor al sentir mis sábanas heladas, las fotos que te hagas rodeada de gente que no te quiere ni la mitad de lo que te quiero yo, esos ojos en los que ya no me voy a poder bañar. Eres "tonta", quizá por eso te quiero.

Vayámonos. Lejos.

Cierra los ojos un segundo, haz volar tu imaginación y vamos a inventar un mundo en el que todo sea color, donde no existan las fronteras, ni heridas en el corazón, solo brille la ilusión…
Elige tu propio destino, podrás ser quien tu quieras ser, llegar a donde te apetezca, volar sin miedo a caer y cuando sientas que estas sola busca algo que te haga crecer, ya verás nada es imposible. Si, ese lugar del que hemos hablado tantas veces. Ese lugar que tu inventaste para ti y ahora yo creo para nosotros. Ese lugar donde no existe nada que nos interrumpa y tengamos tiempo el uno para el otro.


"Ten cuidao con la luna... dicen las estrellas, mas guapa que ninguna me quedo con ella otra vez, me mata pero a gatas vuelvo a nacer..."

dimecres, 12 de gener de 2011

Tantos cambios, tantas emociones, tantas risas... Abundaron demasiadas lágrimas, pero no las suficientes para que me saquen las ganas de seguir adelante.
Hace unos meses me tocaba soplar 16 velas y pedir un deseo, como cuando era más niño… Antes estaba impaciente porque llegase este día tan significativo para mí. Me gustaba que me despertaran cantando “Cumpleaños feliz” y que me dieran los regalos, que abría con más emoción que nunca. También me gustaba recibir felicitaciones y ver que la gente se acordaba de ti. Sonreía. Era feliz. Siempre había alguna pequeña sorpresa por el medio. Me gustaba. Me gustaba mucho. Era el día más feliz del año, sin ninguna duda. Pero con el tiempo he aprendido que no hace falta que sea mi cumpleaños para que todo sea igual. Que se vayan todas las preocupaciones, que no haya nadie que me estropee el día, y que me den mucho, mucho cariño. Pero en el presente, ahora, he de decir que he conocido a persona increíbles, he llorado, pero sobre todo he sido muy feliz con las personas que quiero y que me quieren que es lo que me importa. Espero que este año me sirva para madurar porque aún soy un niñato, sí señores, un niñato es lo que soy, un niñato algo más culto que los demás (solo tengo una abuela), y espero estar con las personas con las que de verdad me han demostrado que valen la pena de verdad no los típicos que dicen : ''Aquí para todo'' y te acaban de conocer y sólo te hablan por interés. En fin, creo que este año va a ser el bueno donde me lo voy a pasar con la gente que quiero, voy a ser feliz como siempre y me voy a reír de mi mismo (más aún). Este año quiero que sea con las personas que me han demostrado tanto y a las que les debo mil gracias. Gracias, por hacerme madurar un poquito más cada día, hacer que me centre cuando pierdo mi camino y gracias por hacer que todo este tiempo haya sido impresionante, con sus más y sus menos, pero todo lo bueno supera a lo malo. Gracias, gracias y más gracias por hacer que me sienta tan bien con vosotros, por dejar que sea yo mismo, realmente, gracias por existir.

Hace unos cuantos días me sentía agobiado, harto de todo, con demasiado sufrimiento y pocas fuerzas. Escalando una montaña de errores, mentiras, descuidos y mil cosas más que ahora intento no recordar. Intentaba escalar y llegar a una cima que a cada paso que daba se hacía mayor por más que escalase. Sentí que el lugar se hacia más grande y yo mas pequeño por momentos. Pero en estas situaciones en las que minuto tras minuto solo escurren lágrimas por tus ojos, llegan unas personas que te dicen cualquier tontería y te alegran el día. Tonterías sí, pero esas tonterías te demuestran que están ahí siempre que lo necesites. Son tu salvación en este momento de tu vida. Por ellos cogí mi mundo, lo levante de la miseria y lo cargue en mis espaldas para volverlo a situarlo en el lugar correcto: ¡la felicidad!


"Los cangrejos le mordian, su ropaje, su tristesa y su ilusion, y el tiempo se escurrio y sus ojos se le llenaron de amanecer, y en el mar se enamoro y su cuerpo se raizo en el muelle..."

dimarts, 11 de gener de 2011

Ver su cara perfecta es todo un placer. Admito que adoro ver como sus ojos parpadean con su sonrisa picarona, el modo en el que piensa antes de hablar y cuando su mirada se enciende al mirarme. Confesar que me gusta verla picada por cualquier tontería. Me encanta hacerle cosquillas aunque ella no quiera que se las haga pero como ella dice lo prohibido tienta y lo que más me gusta es como sabe sacarme una sonrisa. Y adoro saber que la quiero mas cada día.

Otra de las cosas que más me gusta son las miradas, sus miradas. Una mirada dice más que las palabras. Una simple mirada puede ir cargada de sentimientos, de rabia, de deseo, de alegría...Yo siempre que la miro, es por una cosa. Porque deseo tenerla cerca y no alejarme jamás de ella. Hoy pude ver una mirada. Me sentí… especial. La verdad es que siempre que me mira me siento igual. Miradas que van acompañadas de sonrisas. Cada vez que siento sus miradas, me derrito por dentro, me entran unas ganas locas de acercarme a ella, e impresionarla con decirle todo lo que me hace sentir con una simple mirada de las suyas. Gracias por mirarme y sonreír, as llenado mi día de alegría. Tan solo deseo, que en los próximos días, siga igual de alegre, solo por el simple motivo de que me miras... y sonríes :)




"Soñar despierto con la luz de su sonrisa..."

dilluns, 10 de gener de 2011

Puede que sea vergonzoso y un poco tímido. Puede que a veces sea muy niño y algo estúpido. Puede que me guste escuchar esa estúpida canción que me recuerda a ti. Puede que sea un poco romántico y siempre llore al ver alguna de esas películas que siempre acaban bien. Puede que sea de risa floja y que me de por reír al verte sonreír. Puede que se me salgan los colores cada vez que me miras, solo por verme sonreír y puede, que sea feliz cuando estás conmigo. Cuando estás sin estar, cuando no te das cuenta de que te miro, o cuando no me quiero dar cuenta de que me miras sin querer verme. Puede que me guste que me hables a susurros, y así tener alguna excusa para acercarme más a ti. Puede que tiemble cada vez que te veo girar la esquina, y que me derrita cada vez que te me acercas. Que se me ponga el corazón a mil cada vez que te acercas susurrándome algo, que la cabeza me de vueltas sólo de verte tan cerca… Me encanta todo lo que te rodea y tu perfume que me embriaga día a día... Me encantas .

-Te lo has ganado.
-¿El qué?
-El sonido de mi voz para el resto de tu vida, mis miradas más profundas intentando expresar el amor que contienen. Te has ganado toda una vida conmigo. Y nunca nadie había conseguido esto.
Pero todo esto ya lo has conseguido, ¿lo quieres?
-Quiero que mi vida se convierta en la tuya, que se convierta en nuestra vida.


"Hay que dejar el camino social alquitranado porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas. Hay que volar libre al sol y al viento, repartiendo el amor que tengas dentro."

diumenge, 9 de gener de 2011

como una lata de cerveza...

Pensaba en ti, hoy, a esa hora en que los domingos el mundo se detiene, deambulando por la montaña, una señal de puntos verdes me indican que el destino que me conduce a menudo por el camino está aserto a mis pensamientos.

Me paro, allí donde muchas veces me condujo mi niñez, pienso en ti, el mundo se paraliza, levitan mis pensamientos, recibo un disparo dentro mi, al mismo tiempo que una ráfaga de tristeza al fondo de ellos mismos, mata todo aquello que es material y más allá de la conciencia, siempre tú, siempre un tú, que no se desvanece con los pesares ni con el tiempo

Adivino si era la señal de la complicidad, el reconocer una afinidad, la declaración de que su esencia y la mía son semejantes o sí -por el contrario- sólo es el miedo de no poder emplear ningún sentido conocido.

Cuando pienso en ti, lo hago sabiendo que nunca pronunciaras las palabras que yo quiero, yo lo he admitido, más me gusta elucubrar lo diferente que pudo ser mi camino.
Ella no sé si marchó con otro hombre, al que yo no envidié su paso por aquel cuerpo, ni desee robar la cercanía a los ojos brillantes y la sonrisa sincera, viviendo como vivo en otro hemisferio, vacío y sorprendido.

No creo que tú lo entiendas, ni lo que digo, ni lo que siento, busco en la sabiduría de los tontos, la respuesta de la confusión, porque la libertad no quiere abandonarme y para quererte, uno debe ser esclavo de su propia consecuencia, o tal vez no, en este estado de amor en el que me encuentro, ya no estoy seguro de nada…

Hola, molts us n’haureu adonat que fa dies que no escric, fa setmanes que no explico el dia a dia i més encara que no escric dia sí i dia també. Tot té una raó (o varies).

Crec que he perdut les ganes de tot veient el panorama que tenim. Podria parlar de les coses negatives que passen al meu voltant (que -desgraciadament- no són poques) però no crec que us importi la meva "merda". També podria parlar de coses positives com la felicitat que veig a la cara de la Saya últimament, els dinars en família, les partides a cartes d'aquests dies... i moltes coses més.

El moment més "algú ho havia de dir" va ser ahir a la nit a casa d’en Marc quan em van preguntar: ¿De verdad vale la pena? Tot això en un context de pluja de sentiments. No sé si val la pena continuar amb tot això... cadascú em diu una cosa: que ho deixi córrer, que faci el que jo cregui, que continuï... i jo tinc la pixa feta un lio.


-¿Que te pasa últimamente?
-Nada nada.
-En serio, sé lo que te pasa, suéltalo.
-Pues si lo sabes, dímelo.
-¿Quieres que te lo diga? ¿En serio? Pues bien. Tienes miedo, miedo de no volver a sentir que alguien te haga olvidar todo, tienes pánico a volver a sufrir sin tener alguien con quien hablar, tienes...sientes dolor, por todo, porque por una vez habías sentido que podías poner el puño en el fuego sabiendo que mañana la tendrías ahí, por una vez creías que era de verdad, que no era un puto sueño.


"Prefiero ser mendigo que banquero. Si no tengo tus ojos, para qué quiero el dinero".

dimarts, 4 de gener de 2011

¿Sabes esa sensación que sientes cuando estás enamorado? Es un asco. No haces mas que oír tu corazón fuertemente mientras estas cerca de ella o de repente te paras, en seco, miras hacia ella y...sonríes o te pones demasiado nervioso y hasta te tiembla la voz. Odio eso, odio sentirme completamente indefenso cuando la estoy mirando y entonces te das cuenta de que tus propósitos de ser duro con ella por todo lo que te hizo pasar se desvanecen poco a poco, así... ¡puf! y la rabia se trasforma en un sentimiento puro y profundo. Y ya cuando me abraza...estoy perdido, no reacciono, solo cierro los ojos y me apoyo en su pecho; entonces dice las palabras mágicas "Te quiero". La miro, ella esta sonriendo mientras mira al frente, intentando alcanzar el horizonte, y yo, yo siempre la sonrío, la doy un beso en la mejilla y me vuelvo a apoyar en ella, esperando que ese momento no se acabe nunca o que dure para siempre, recogiendo ese aroma freso que desprende su ropa.
He de admitirlo, para que me olvide de ella tiene que venir otra mucho, mucho mejor, que supere todas sus expectativas y por supuesto las mías, y perdonar que lo diga pero para mi eso es imposible por el momento.

No, espera. ¿Te das cuenta de lo que estas haciendo? Ni lo permitas, no. No puedes depender de ella, no debes. No...Sé que no sabes vivir sin ella ¿vale? lo sé, porque yo ahora mismo tampoco podría vivir sin ver su sonrisa, pero tienes que intentarlo, al menos inténtalo. Sácala de tu mente y disfruta, disfruta tu adolescencia joder, te estas enfrascando y poniéndote a ti mismo una etiqueta, estúpido. Aléjate de todo eso, diviértete, encerrarte en ti mismo esta vez no va a funcionar. No me digas que no lo sé, porque lo sé. Sé lo que es llorar porque piensas que todo, antes o después, va a ir a peor, sé lo que es echarla de menos hasta temblar, sé lo que es el latido acelerado de un corazón cuando la ves, sé lo que es reír como las tontas, sé lo que es todo eso, sé lo que es no saber lo que siente ella y estar confundido. Lo sé.


"Un aplauso para los que creen que hay cosas imposibles, a mi me gusta llamarlas improbables."

diumenge, 2 de gener de 2011

Ahora entiendo a todos los amigos que pasaron por esto antes que yo aunque todavía no sé lo que se siente cuando te deja la mujer de tus sueños, pero estamos cerca del abandono personal.

Igual que los historiadores distinguen entre historia e historia moderna, yo distingo entre mi vida y mi vida moderna. Mi vida moderna es todo aquello que pertenece a un pasado relativamente fresco y que puedo recordar con soltura, y abarcaría casi cualquier jornada de los últimos dieciséis años en la que haya permanecido sobrio.

“Por la tarde me dijo la mujer de mis sueños que agua pasada no mueve molino, que no por mucho madrugar amanece más temprano y que buscara otro buen árbol al que arrimarme”. Pasé la noche mirando el techo, sólo abandonando esta estresante actividad para, de tanto en tanto, darme una vuelta entre las sábanas y sollozar un rato. Supongo que uno se puede sentir peor, pero me resulta difícil imaginarme cómo.

Ahora lo comprendo todo: la presión en el pecho que te impide respirar, esa sensación de que el mundo en el que vivías hasta hace apenas 24 horas ha dejado de existir y de repente te encuentras en un lugar completamente ajeno, el estruendo de tu vida al hacerse añicos, las ganas de nada...

El dolor es terrible. No te duelen las manos, ni los brazos, tampoco las piernas... Te duele todo lo demás.

Ahora comprendo la mirada de odio en los ojos de una amiga cuando, una semana después de haberle dejado el “novio” yo le decía "¿Y esa mala cara? No me jodas que todavía estás con eso...".

Lo recuerdo como si fuera ayer. Puede resultar gracioso incluso cuando nada en los más insondables pozos de mierda. Ese es su don, pero esa es otra historia.

Jamás pensé que fuera a escribir algo tan personal para ser leído por los ojos de "tanta" gente, pero poner mis penas por escrito y colgarlas en mi mundo y que luego me animen a seguir siempre me ha ayudado. La única alternativa que se me ocurre es encerrarme en un coche y tragar los gases del aire condicionado hasta perder el conocimiento, pero ni siquiera tengo coche!

Lo que más me preocupa, aparte de lo evidente, es que no siento ningún tipo de odio. Debería odiarla con todas mis fuerzas, debería querer quemar sus fotos y estrellar sus regalos contra la pared, pero no puedo. No puedo odiarla, no puedo echarle nada en cara. Y me preocupa. En las películas el protagonista siempre se coge un cabreo de tres pares de cojones y termina tirando la tele por la ventana.

El siguiente paso lógico ante la imposibilidad de cargar contra el origen de mi despecho sería odiarme a mí mismo, pero tampoco lo consigo. Debo de haber evolucionado mucho en los últimos años, porque soy incapaz de maldecirme por nada de lo que hice en el transcurso de estos dieciséis años y que ahora pueda haber terminado con esta historia. Supongo que es debido a que fui yo quien en su momento tomó ciertas decisiones y quien asumió los posibles riesgos derivados de las mismas.

Jugué con fuego y siempre fui consciente de que me podía quemar. Ahora sólo puedo cerrar la boca y “lamerme” las heridas.

Todavía no sé lo que he perdido; ando entre los escombros incendiados mirando los restos y viendo lo que ha quedado en pie.

Para mí ella era como las gafas que me pongo en las revisiones de la vista en la óptica. Te ponen un nuevo cristal en la montura y te preguntan: ¿Y ahora? ¿Mejor o peor?

Con ella todo era mejor. Ella era la lente que, cuando se ponía entre mí y la realidad, me permitía ver la belleza del mundo que mis ojos eran incapaces de diferenciar. Objetos anodinos, acontecimientos rutinarios... todo se definía cuando ella los señalaba con el dedo. No importa lo que se me cruzara en la vida; ella lo miraba, me decía que era digno de admiración y yo me lo creía.

Un pobre idiota, quizá, pero feliz.

“Ayer me encontraba de camino a todas partes y hoy estoy en mitad de la nada.”

Sin embargo estoy casi seguro de que no lo he perdido todo, de que soy capaz de apreciar al menos una parte de la belleza que me rodea. De su mano he subido escalones y he visto cosas que han cambiado mi vida. Ni estoy en el mismo lugar en el que comencé ni puedo volver a ver solamente las miserias del mundo. Junto a ella he estado en lugares fantásticos y he visto cosas que los demás sólo podían soñar, y no puedo ahora conformarme con el gris asfalto de lo cotidiano. Ella me sacó del equilibrio de la mediocridad y ahora me deslizo alegremente por la vida, aunque sólo sea por la inercia de ese primer impulso que ella me dio. Un necio sería si, cegado por el odio o la ira, no fuera capaz de aprovechar el movimiento.

“Tengo que seguir creyendo. Antes parecía tan fácil...”

Atrás quedan fotos que debería querer quemar y no quiero, pequeños detalles suyos aquí y allá, su aroma entre las sábanas, el eco de sus risas en la habitación…


Creo que me sentaré a mirarla, a reflexionar sobre cómo podré seguir encontrando las flores entre el estiércol ahora que estoy solo, y cómo haré para seguir creyendo. Intentaré recordar todo lo que aprendí mientras contemplo la puesta de sol sobre una piedra del espigón. Es un trabajo ingente, pero me lo debo.

“Luego, lloraré un poco más.”



"...tiré toda mi vida a la basura, y ni las ratas se la comieron."