diumenge, 16 de gener de 2011

No pienses nunca, ¿que porque? Es muy simple. Siempre planeamos nuestra vida, siempre. Siempre queremos que una tarde sea perfecta o que un amanecer sea de fotografía. También deseamos todo, nos guste, os disguste...qué mas da, lo queremos. Y no es así. La vida no es un caminito de rosas sin espinas y tampoco es un sendero que ha sido asfaltado dos horas antes de que tú pasaras para que no te tropezaras con ninguna piedra y os puedo asegurar que en mi vida ha habido más piedras que flores sin espinas. Porque a mi me hace gracia, me río de mis propios fallos y de mis defectos, como el que mas y sin embargo cuando otros se ríen de ellos, nos picamos y si podemos les soltamos cuatro cosas por nuestra maravillosa boca para mantenerles el pico cerrado. Las personas solemos ser así de egoístas. Yo ahora propongo un plan, déjate llevar. Ríete de ti misma y disfruta porque no merece la pena perder el tiempo esperando que todo sea perfecto porque...la perfección no existe.

Supongo que a nadie le gusta sufrir eternamente; ni a la persona más masoquista del mundo. Supongo. Para eso ya hay alguien. Alguien que te hace olvidar, que simplemente te hace sonreír. Sonreír y olvidar. Qué dos bonitas palabras. Yo he llegado a una conclusión. Y aunque...luego recuerdes de nuevo, no es malo, ya has sido feliz por un momento, has dejado la mascara por un segundo, y te has podido dar cuenta de lo que realmente merece tu olvido y tu sonrisa.


Todas las noches escribo tu nombre en el aire, esperando a que llegue el día siguiente y pueda volver a verte. Este frío. Esta humedad. Esta sensación...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada