dimecres, 19 de gener de 2011

A menudo nos distrae de tal modo la guerra interna entre lo que deseamos hacer y lo que debemos hacer que pasamos por alto lo que necesitamos hacer. Necesitar no en el sentido de obligación con los demás, sino en el sentido de conservar la cordura. Llega un momento en el que lo que los demás opinan que deberíamos hacer entra en conflicto directo con lo que nuestra cabeza o nuestro corazón nos pide hacer, y es entonces cuando debemos decidir si nuestra prioridad es complacer a los demás o complacernos a nosotros mismos…

-¿Por qué te torturas?
-Realmente puede parecerte que lo hago, pero no es así. Es nostalgia…
Hay sentimientos que nunca mueren, y es que ¿crees que se puede olvidar a alguien que ha marcado tu vida?
-No, supongo que no…
-Pues supones bien.
Te diré algo, soy partidario de que en la vida solo te enamoras de verdad una vez, y yo ya lo he hecho.
-Y entonces, por que supuestamente ya te has enamorado de verdad una vez, ¿renuncias al amor?
-Algo así…
-Pues yo no lo creo así, yo creo que en la vida tienes muchísimas oportunidades de enamorarte, de ser feliz... Simplemente tienes que escoger la adecuada.
-Ya, pero es que quizá el problema es que “no estoy preparado para ello”…
-Jajajaja, si vas con ese pensamiento iremos mal. Que pasa, ¿tienes miedo?
-Sí… Tengo miedo a volver a sufrir, a no escoger bien, miedo a que me vuelvan a hacer daño…
-Pero es que se aprende a base de golpes ¿sabes? Y si por una chica pierdes las ganas de soñar, las ganas de vivir, y las ganas de amar, estás acabado. Por que te lo digo, este será uno de las miles que pasará por tu vida.
-Quizás sí, pero no habrá nadie como ella. Es inevitable que la eche en falta.. Que note su ausencia…
-Eso no te lo niego, pero no puedes seguir pensando así.. Piensa que “fue bonito mientras duró”, tienes un bonito recuerdo de esa historia, y perdóname pero comprende que si algo duele, nada es para siempre…
-Supongo que tienes razón…
-No supongas tanto, la tengo, y estoy seguro de ello. Así que ahora tienes que estar plenamente orgulloso de ti, por ser quien eres, por que después de mil golpes, sigues en pié, por que no hay NADIE ni NADA que pueda con tus ganas de ser feliz. Sal, y cómete el mundo…
Pero recuerda que si se acercan tiempos de tormenta y vienen nubes negras no te hundas, aprende a bailar bajo la lluvia.
Nadie dijo que vivir fuera a ser fácil…!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada