diumenge, 16 de gener de 2011

Soy de los que sale bailando empapado de la ducha. De los que cuando tienen un día estresado no intentan pagarlo con el que no debe. De los que a veces se siente mejor estando solo. De los que lloran con las películas. De los que van con el miedo a fallar pero se entregarían. De los que escribe su nombre en los cristales empañados y luego lo borra intentando convencerse de que no volverá a hacerlo. De los que se quedan hasta las tantas para hablar con ella. De los que se emocionan cuando bailan -a su manera- en las fiestas. De los que se mojan. De los que piensan que pueden cambiar el mundo durante una noche porque lo acaban de ver en una película. De los soñadores. De los realistas. De los que tienen expectativas. De los que no se entienden ni ellos pero saben lo que quieren. De los que son capaces de sacar una sonrisa en sus peores dias. De los que no les gusta hacer la faena. De los que les entra la risa tonta. De los que les encanta quedarse hablando toda la noche. De los que buscan magia en las palabras. De los que la música les transporta. De los que se quedan tumbados en la cama pensando un por qué…

No entiendo porque a veces es tan difícil poder decir lo que siento, es algo muy extraño e ilógico, “tienes a la persona que más quieres delante de ti, la miras a los ojos, oyes como te pregunta algo y tu te quedas sin habla, finges estar pensando cuando en realidad te bloqueas, le das vueltas al asunto y al final no dices nada” exactamente eso es lo que me pasa.
En este mundo, en este tiempo, en este momento y para mi, hay una persona muy especial. Una persona que a lo largo del tiempo he podido conocer, confiar pero sobretodo he podido querer y me atrevo a decir que la he llegado a amar tal vez pienses que es ilógico y tonto pero “hay razones del corazón que la razón no conoce” y sí, me enamoré de esa persona.
No se, fue raro, desde que la conocí me pude dar cuenta que era diferente a las demás. Es atenta, inocente y muy inteligente (aunque no lo parezca)… raro en una niña de hoy en día. Pero el tiempo pasó y al principio sentí que sería algo pasajero, pero después comencé a hacerme más con ella y me enamoré mas, hasta llegar a un punto en el que mis amigos decían que estaba loco y que había llegado a la obsesión aunque yo digo que no.
Después llegamos a ser buenos amigos. Después creo que comencé a cometer ciertos errores.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada