dimecres, 29 de desembre de 2010

"Patata te amo"

Las luces de la ciudad no alumbran. Cuando no estás de buen humor todo parece diferente, adquiere otra atmósfera. Colores, luces y sombras, una sonrisa que no logra esbozarse, que no aflora. Todo fue distinto, tan bonito como la mejor película de amor: Él aparecía, ella se daba la vuelta. Él sonreía, ella se quedaba de piedra al verlo. Él abría los brazos, ella corría a abrazarlo. Él hundía la cabeza en su pelo, ella, en su cuello. Él decía te quiero, ella estaba demasiado emocionada para contestar. Él la levantaba en volandas, ella reía.

Recuerdo cada instante que pasamos juntos, y todos ellos fueron maravillosos. No puedo escoger un momento que significara para mí más que otro. ¿Como iba a elegir uno en particular?. Los poetas casi siempre describen el amor como un sentimiento que escapa a nuestro control, que vence a la lógica y al sentido común. En mí caso fue exactamente así. No esperaba enamorarme de ti y dudo mucho que tu tuvieras previsto que me enamorara de ti. Pero cuando nos conocimos, no pude evitarlo. Me enamoré a pesar de nuestras diferencias y, al hacerlo, creé un sentimiento singular y maravilloso. Para mí, fue un amor que solo puede existir una vez, y por eso cada minuto que pasamos juntos ha quedado grabado en mi memoria. Nunca olvidaré un solo instante de nuestra “relación”.

Tú sólo tienes un defecto, pero joder… qué defecto más… Eres demasiado inteligente… Sin embargo, créeme, en la vida hay cosas que no vienen en los manuales de instrucciones… Antes, cuando he llegado y he visto todos esos “problemas” que te tenías que tragar, a la vez que te daba un abrazo, te compadecía. Me he dicho que, a tu edad, te pasas demasiado tiempo tratando de “solucionar” el mundo. ¡Ya lo sé, ya lo sé! Me vas a decir que son tus “problemas” y todo eso, pero… pero, equiliquà, a partir de hoy, cuando pienses en las últimas horas de la mejor persona del mundo, ya no te imaginarás a un señor mayor dormido entre chalés en medio de sus recuerdos, no; y, querida mía, la culpa es sólo tuya, volverás a encerrarte en tu cuarto con tu calculadora y ya no podrás concentrarte, porque todo lo que verás en tus dichosos paréntesis llenos de "x" y de "y" hasta la saciedad será una vieja a la que la policía encontró desnuda en un retrete de mala muerte…

Mira que soy tonto… Cuando se quiere es amor lo que se siente.


"Eh, mister Amor, ¿dónde cojones te has metido?"

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada